Saltar al contenido

Cómo se elabora la harina de maíz

cómo se elabora la harina de maíz

La harina de maíz en un producto muy usado en la gastronomía mundial, bien sea en tortillas, panes y postres, su uso no tiene límites. Su obtención se debe a un proceso industrializado que incluye una serie de técnicas que convierten el maíz en un polvo fino sencillo de usar. A continuación, en este post aprenderás cómo se elabora la harina de maíz y obtén una receta sin comparación.

¿Qué es la harina de maíz?

La harina de maíz es un polvo fino obtenido de la molienda del maíz con distintas técnicas de procesamiento. Es un producto tradicional de Latinoamérica, por tal razón, pertenece a la comida típica de estos países. Existen distintos tipos de esta harina donde se incluyen la precocida, la artesanal y la proveniente de distintas formas de tratamiento del maíz.

Cómo se hace la harina de maíz

A nivel industrial o artesanal, la elaboración de la harina de maíz comprende un proceso similar. Algunos de los pasos a seguir son:

  • Selección de los granos: Esto implica eliminar los granos malos y las partículas de basuras, para obtener un producto limpio, puro y de buena calidad.
  • Una vez limpio se procede a lavar los granos con abundante agua.
  • Seguidamente, se pasa a un proceso de cocción hasta que el grano ablande un poco. No se debe dejar cocer mucho el maíz.
  • Luego, se elimina el exceso de agua y se tiende al sol sobre una superficie limpia. Se debe secar hasta deshidratar. Lo ideal es disponer de un horno controlado donde se pueda deshidratar o secar por unos minutos y evitar daños al grano.
  • Por último, se procede a moler lo más fino posible y se cierne para obtener un producto lo más refinado posible.

Una excelente opción es dejar parte de las cáscaras para una harina integral, lo que incrementa el contenido de fibra. Luego, puede almacenarlo en envases limpios y secos, así como en lugares libre de humedad.

En resumen, la elaboración de la harina de maíz ofrece muchas ventajas. Es de bajo presupuesto, lo que representa gran ayuda a la economía familiar. Es útil en la gastronomía, saludable al organismo y al ser artesanal es 100% natural, no contiene aditivos ni conservantes.