Inicio Agricultura De aquí a allá: transporte ecológico de alimentos

De aquí a allá: transporte ecológico de alimentos

24
0
transporte ecológico de alimentos

Al momento de llevar productos agrícolas como frutas y verduras de un sitio a otro, lo más común es hacer uso del embalaje de plástico para hacerlo de forma cómoda. Pensar en algo distinto al plástico, como madera o cartón, se hace algo casi absurdo; pero surge una pregunta: ¿por qué? Sabiendo lo perjudicial que puede ser el plástico, ¿por qué elegirlo por sobre otras alternativas? Realmente, el único motivo claro es que la industria del plástico tiene un monopolio en el mercado, a pesar de que no resulte particularmente beneficioso, y nuestro modo de pensar está adaptado a esta condición.

El uso del envase de plástico es lo que se considera estándar o normal en el mundo, sin importar que sea más costoso que otros materiales o lo dañino que puede ser para el entorno. Degradar un plástico tarda mucho tiempo e inevitablemente algunos de esos envases acaban en lugares en los que no deberían, causando grandes estragos. Es un tema de debate y polémica, pues variados puntos de vista son expuestos al respecto.

Comprar plástico exige un mayor gasto y, por ende, una reducción en el ingreso de los productores de alimentos naturales. El poder adquisitivo, a su vez, también sufre de una caída en picado. El uso de plástico supone una pérdida económica, más que una ganancia. Además, muchas veces resulta que el plástico no es ni siquiera el mejor elemento para satisfacer ciertas tareas, su empleo supone desaprovechar espacio o provocar perjuicios a la actividad realizada.

¿Cómo es el desaprovechar espacio? Por la poca capacidad adaptativa del plástico, hay zonas que no tienen productos y, por ende, se cargan las cajas de aire y el sistema de distribución no es sinónimo de algo óptimo. Esto hace que el envase requiera una forma especial, unas especificaciones especiales, unas pautas concretas.

Ante esto, la solución parece sencilla: sustituir el plástico es mejor que gastar esos esfuerzos, en un empecinamiento por usar un producto que ni siquiera sabemos el motivo por el que resulta tan necesario. Una alternativa viable y sustentable, accesible y adaptable, es sin duda alguna el cartón.

El costo de producción del cartón, es comparación al plástico, es muchísimo menor y, además, se degrada a una velocidad mayor. Pero, para recurrir a esto, se necesita en el mundo actual la creación de una marca. Una marca te da un nombre en el mercado y te señala como referente en las ventas de cierto producto. Marcar esta innovadora versión, permite que se diferencien del resto y llamen la atención. Personalizar el empaquetado de los productos resulta ideal.

transporte ecológico de alimentos

Y, en esto también, el cartón también supera al plástico. Marcar un cartón con un logo o un nombre, requiere menos costo y uso de herramientas especializadas a si usamos plástico. El trato de los componentes del plástico requiere una cantidad de trabajo mayor. Además, protege también los alimentos durante el transporte y permite manipular la carga con facilidad.

No obstante, para fomentar esta práctica, sin duda alguna sería conveniente la emisión de jurisdicciones, de leyes, que intervengan en cuanto al tema y proyecten un embalaje más verde, sin perder producción. Entes como la Unión Europea, podrías llegar a estipular una normativa para productores y exportadores, que permitan llevar a cabo esta actividad de forma más sostenible.

El vicepresidente de Proexport, por su parte, asegura que un cambio debe darse, y pronto. Pero esto requiere de organización, compromisos y acuerdos, avalados por la legalidad, e intervención de organismos importantes afectados por la temática.

Otra alternativa presentada es el uso de madera. Si bien es más ecológico en lo referente a químicos si se hace una escala comparativa con el plástico, no se puede obviar que implica la tala de árboles, y esa es otra problemática que surge y se perfila como un riesgo demasiado alto en cuanto a protección ambiental. Por otro lado, podría resultar igual o más costoso, dependiendo de la mano de obra, este tipo de medio de transporte.

transporte ecológico de alimentos

El envío de alimento es una actividad realizada a diario por su carácter fundamental. Pero también a diario se puede contribuir a seguir deteriorando, a velocidad monstruosa, la condición de la parte ecológica del entorno que nos rodea. Somos conscientes actualmente de lo que implica llevar a cabo ciertas tareas que impliquen un gran riesgo al medio ambiente, de manera que podemos usar ese conocimiento para evitarlo en la medida de lo posible.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here