Saltar al contenido

¿Qué es IFS?

Qué es IFS

El IFS, también conocido por sus siglas International Food Standard, es una normativa de seguridad en la producción de alimentos. Su principal función es la de garantizar la mayor calidad posible en los productos alimenticios elaborados por las empresas a nivel mundial. A su vez, trata de asegurar la seguridad integral de los proveedores y consumidores de dichos productos.

La normativa IFS fue establecida por distribuidores alemanes, franceses e italianos. Pero, en los últimos años, se ha globalizado a través de diferentes países de la Unión Europea, como España, Bélgica y los Países Bajos. La implementación de estas normas sirve como una ayuda a los productores y distribuidores a seguir las normas legales y garantizar el cumplimiento de las mismas.

La implementación de la normativa IFS aplica a todas aquellas empresas de producción alimenticia. Para esto, dichas empresas deben garantizar la mayor calidad de producción e higiene, así como evitar la contaminación de los alimentos. De esta manera, las empresas deben confirmar seguir todas las medidas posibles de seguridad y protección de los consumidores, evitando así riesgos en la salud de los mismos.

Objetivos del IFS

Para poder garantizar el correcto cumplimiento de las normativas de producción y distribución alimenticia, el IFS establece una serie de objetivos a seguir. Estos son los siguientes:

  • Establecer directrices únicas de un sistema de evaluación general de las empresas, para garantizar la mayor calidad posible de los productos alimenticios elaborados.
  • Trabajar en conjunto con entidades de certificación calificadas, así como en auditores autorizados por las mismas.
  • Garantizar la unificación en los criterios de certificación, así como en la transparencia en toda la cadena de suministros.
  • Reducir el coste y tiempo de producción y distribución de los productos alimentación.

Beneficios de la Normativa IFS

Qué es IFS

Aquellas empresas que busquen obtener el certificado de la Normativa IFS podrán conseguir diferentes beneficios en cuando a la correcta producción alimenticia, así como asegurar la mayor calidad posible en los alimentos elaborados por las mismas. Algunos de los beneficios que estas empresas pueden obtener son los siguientes:

  • Asegurar el correcto seguimiento de las normas y procedimientos de producción alimenticia por parte de la directiva y el personal de la empresa.
  • Mejorar el uso de los recursos utilizados en la producción de alimentos. De esta manera, se puede evitar la presencia de desperdicios o desechos durante la elaboración y distribución de los productos.
  • Regular y reducir la necesidad de auditorías por parte de los agentes de certificación autorizados.
  • Garantizar el uso de auditorías para la organización en las mejoras necesarias que requiera la empresa.
  • Reducir el riesgo de contaminación durante la producción de alimentos, a través de un sistema de enfoque más profundo durante dicho proceso.

A su vez, el uso de un certificado de IFS puede ser de gran utilidad para el departamento de mercadeo y distribución de la empresa alimenticia. Los beneficios que reciben son los siguientes:

  • El uso del certificado de IFS puede demostrar que el alimento fue producido y distribuido con la más alta calidad de elaboración.
  • Este certificado puede mejorar la reputación de la empresa, ya que este certificado es otorgado por agentes calificados y capacitados para la auditoría de la misma.
  • El certificado permite la posibilidad de negociar con clientes y empresas que requieran de una certificación por una auditoria de terceras partes.

¿Cómo se puede obtener el certificado de IFS?

Qué es IFS

Para que una empresa pueda obtener el certificado de IFS, se requiere de una evaluación realizada por un personal de auditoría capacitado y certificado para dicha acción. Estos agentes podrán valorar el correcto cumplimiento de las normativas legales de producción e higiene alimenticia.

Al mismo tiempo, estos auditores de IFS deben asegurar que no se estén cometiendo infracciones en cuando a la producción de alimentos, así como que no se utilicen material químicos nocivos para la salud de los consumidores. También es necesario demostrar que los productos que vayan a ser distribuidos tengan la mayor calidad posible.

Para esto, el agente de auditoría tomará en cuenta una serie de requisitos que la empresa debe cumplir para poder obtener el certificado de IFS. Dependiendo de la cantidad de requisitos que sean superados, se entregará un nivel específico de certificación. Esto se distribuye de la siguiente manera.

  • Aquella empresa que cumpla con un mínimo del 75% de los requisitos establecidos, recibirá el certificado de IFS.
  • Aquella empresa que cumpla con un mínimo del 95% de los requisitos establecidos, recibirá un certificado de nivel superior de IFS.