Saltar al contenido

Todo lo que deberías saber sobre la agricultura ecológica

Todo lo que deberías saber sobre la agricultura ecológica

Para el año 1991 la Unión Europea creó un sistema que se ha encargado de la regulación y supervisión de los productos ecológicos. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por el Tribunal de Auditores Europeo dio como resultado que, a pesar de que la agricultura ecológica ha mejorado, aún hay que mejorar ciertos aspectos como la supervisión de importaciones y los controles de trazabilidad.

Según los resultados del documento, la mayor falla se encuentra en el área de la trazabilidad, ya que no asegura por completo que dichos productos ecológicos cumplan realmente con todas las normas establecidas. Por lo tanto, desde años recientes se han descubierto certificaciones ecológicas fraudulentas, como cuando para el 2017 la Oficina Europea de Policía advirtió sobre esta falla.

Garantizar que un producto proviene de una agricultura ecológica no es tarea fácil

Todo lo que deberías saber sobre la agricultura ecológica

Determinar si un producto es ecológico no es tarea fácil, la misma depende de los controles sistemáticos que, aún en la actualidad, siguen siendo difíciles de regular en cada una de sus etapas de producción. Esto se debe a que cada agricultor posee sus propios procedimientos.

Por ese motivo, la Unión Europea ha empleado un sistema de control donde se inspecciona que cada agricultor cumpla con las instalaciones de producción, la contabilidad y, que en las etapas de producción no se utilicen sustancias ilegales y dañinas. Sin embargo, es importante resaltar que dicho sistema de control se aplica para todos los productos de la UE, pero no para aquellos que son importados.

El factor de la trazabilidad es esencial para garantizar la agricultura ecológica y que esta no sea un fraude.  El fraude también se da en su mayoría, porque los productos ecológicos se venden a precios que pueden alcanzar hasta un 150% más en comparación al resto de los productos. Esto se debe a la gran demanda que existe por parte de los consumidores y, a su vez, es un factor que incentiva a realizar agricultura ecológica. Sin embargo, incentiva también a que haya más personas intentando vender productos ecológicos fraudulentos solo para beneficiarse a través de la ganancia.

Para finalizar, el Tribunal de Auditores Europeo sugiere mejorar los sistemas de control y los informes, así como la supervisión de las importaciones, ya que el certificado electrónico para productos ecológicos no resulta del todo eficaz.